Más vale tarde que nunca

"...más vale tarde que nunca fué creado por sí en algún momento se me ocurriese alguna cosa que decir, o alguna foto que colgar, o alguna cosa que se le haya ocurrido a otro y merezca la pena copiar ..."

miércoles, 25 de mayo de 2011

Experiencia casi religiosa

Hoy he tenido una experiencia casi religiosa.


Muchas veces acabo indignado por algo que me ha sucedido, que considero injusto y que me hace sentirme impotente a la vez porque no lo he podido evitar. O me siento maltratado por alguien que me atiende de mala gana. Además de "cargarme en tó", lo cuento para desahogarme, lo cuento a todo el mundo, o lo escribo para que quede negro sobre blanco para la posteridad.


Pues hoy tengo las mismas ganas de desahogarme pero por todo lo contrario, quiero contarlo a todo el mundo. Me ha pasado algo impresionante. La prueba de que se pueden hacer las cosas muy bien, al mismo precio y quedando por encima del concepto satisfecho.


Tengo un iPhone que conseguí de una forma, digamos, un poco irregular. No, no lo robé, pero conseguí que un amigo que trabaja en una empresa se lo sacara a su operadora como si fuera para un empleado de la misma.


En fin, estaba muy contento con mi iPhone, pero tenía una pequeña pega y es que la cámara de fotos no enfocaba bien y todas las fotos salían borrosas. No me preocupaba demasiado, ya que para sacar fotos tengo una cámara digital estupenda.


Un compañero me dijo: -Tío, ¿por qué no usas el servicio técnico de Apple?
dije yo, - Bueno, por probar....


Me conecté a la web http://www.apple.com pinché sobre el botón de soporte.
Introduje el número de serie y una descripción del problema.
A los pocos minutos recibí un e-mail diciendo que el problema estaba cubierto por la garantía y que me lo repararían sin cargo alguno.
Al día siguiente vino a casa un señor de UPS con un sobre a mi atención.
Dentro del sobre había una caja de cartón una bolsa de plástico y una etiqueta adhesiva.


Dentro de la caja de cartón había una caja más pequeña y forrada de goma espuma. Dentro de la caja pequeña había un sobre de tela acolchada.


Además había un manual que me indicaba los pasos que debía de dar:
1º Sincronizar el aifon con el iTunes para almacenar el último backup.
2º Quitar la tarjeta SIM del aifon, para lo que incluía una pequeña herramienta.
3ª Introducir el aifon en la bolsa acolchada. Ésta dentro de la caja pequeña y ésta en la caja de cartón.
Meterlo todo en la bolsa de UPS y pegar la pegatina completamente cumplimentada, con el nombre del remitente (el mio) la dirección del servicio técnico (en Holanda) el número de seguimiento, y el aviso de portes pagados.
4º Llamar a UPS a un teléfono 900 para que no tenga que pagarlo yo.
Al día siguiente vino UPS y le entregué el paquete.


Al día siguiente recibí un e-mail de Apple diciendo que habían recibido el equipo. Por la tarde me enviaron otro e-mail diciendo que estaba reparado y lo habían mandado a mi casa.
Al día siguiente por la mañana vino UPS y me entregó la caja.


Lo saqué, lo sincronicé con el iTunes, lo probé y todo funciona de maravilla.


Sólo falta que me llamen del departamento de calidad de Apple para hacerme una encuesta de satisfacción. Les diré que no, que no estoy satisfecho. Ha sido más que una satisfacción, ha sido una experiencia, una experiencia casi religiosa.


Estos tíos no se conforman con hacerlo bien, se pasan, lo hacen muy bien. ¿Realmente para una empresa la diferencia entre hacerlo bien y hacerlo muy bien es tan costosa?


Ahora entiendo por qué Apple no tiene clientes. Tiene admiradores. !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada